Jordi Adell | MAPAS DE EMPRESA
8476
single,single-post,postid-8476,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive
 

Blog

MAPAS DE EMPRESA

Editorial

Hay pasiones inconfesables. Cuando me encuentro con un directivo de empresa y comentamos la estructura de su organización se produce como acto reflejo la apertura de una carpeta con el organigrama por capítulos cada vez más definido, llegando en ocasiones la minuciosidad que yo me atrevo a calificar como el nanograma utópico.

 

Puedo, casi siempre, reprimir mi comentario referido a Mintzberg, cuya lectura me dio luz y ayudó a la desmitificación del referido documento. Recuerdo el extraordinario símil que nos da este estudioso de las organizaciones al comparar el organigrama al mapa de un país. Se marcan carreteras, caminos y ciudades, nos dice. Pero en ninguna parte nos informa de las relaciones entre los vecinos, el contacto más o menos habitual en el interior de las comunidades, la riqueza de las mismas, la historia, el ambiente, la cultura en fin la vida que es lo realmente importante.

 

Es cierto, no obstante, que para andar por el país precisamos un mapa. Será pues un elemento útil, pero no suficiente.

 

Publicamos en este número, un estudio riguroso (con algunas alusiones a Mintzberg) de la pluma de Ramón Sabater, Antonio Aragón y Josefa Ruiz en el que se reflexiona sobre la trascendencia de este tema en la organización. La visión empírica extrapolable a nuestra realidad empresarial lo convierten en un documento de cabecera para averiguar en qué medida influye en el comportamiento de nuestras empresas la existencia o no de una definición clara del organigrama de puestos.

 

Como TEMA DEL MES nos centraremos en LA PERSONALIDAD PÚBLICA DE LA EMPRESA, término acuñado por Joaquín Lorente, uno de nuestros gurús de la comunicación, que junto con un grupo de especialistas nos acerca a esta trascendental cuestión. Se esboza de manera segmentada y con visión global lo que debe pensar la empresa para cabalgar en el futuro consiguiendo identificaciones y fidelidades. Cuidemos nuestra personalidad pública, es nuestra imagen, como fiel respuesta a la realidad interna, uno de los retos importantes en la lucha competitiva de cada día.